martes, 1 de diciembre de 2015

Cartas a Alma 01




Hola querida  Alma.
Hace tiempo que no te escribo.He estado algo ocupada;entre una cosa y otra, no encuentro tiempo, pero hoy no quería perder la oportunidad de escribirte y contarte las cosas que han pasado, desde la última vez.

Si te acuerdas ,te conté que la señora Cortez, se iba a jubilar y que ya veríamos que secretaria tenía nueva, que seguro que seria de las que nadie quiere y van de un despacho a otro, pues acerté, me mandaron a una chica, que es la sobrina del director, que ya ha pasado por varios despachos. Todos se quejaban de ella porque no hacía bien las cosas, pero no la podían despedir por ser quien es.

Se llama Luz, al principio, admito que al verla, sabiendo que nadie la quería, la miré y pensé, -“pero qué he hecho yo para merecer ésto”-,

También es cierto que todos los jefes que había tenido eran hombres con poca paciencia y esperaba que conmigo fuera distinto.De eso hace ya 3 meses.

La cosa no empezó muy bien;vino con una vestimenta sacada del armario de mi madre y eso que la chica tiene 25 años, con un moño y unas gafas enormes. Teniendo en cuenta que lo mío es el estilismo, hasta me alteró verla.Pero eso no fue lo peor. Entró por el despacho, con una carpeta, se tropezó con noseque y me tiró todo por el suelo.Cuando fui a socorrerla, no paraba de decir “lo siento, lo siento”, como si la fuera a reñir. Parecía una gatita asustada.La acaricié la cabeza y le dije, “ tranquilizate, que no pasa nada, son sólo papeles, me preocupas más tú”. Cuando fui a mirarle la rodilla ,tenía algo de sangre.

La  ayudé a levantarse y por suerte en mi mesa siempre tengo un mini botiquín,así que  la senté en el sofá y me limité a curarla,.Lo curioso, es que estuvo callada, contemplandome como si la gente no le diera cariño.Esos ojos vidriosos,  marrones, eran preciosos, no creo que nunca  los olvide.

Al día siguiente, decidí darnos un descanso e ir a comprarle algo.Como es normal ,ella no quería que me gastara dinero, pero yo le dije “o te vistes como yo digo o conmigo no trabajas”.En seguida ,agachó la cabeza y me dijo “lo que usted desee”.Así que nos fuimos a un centro comercial, miramos  varias tiendas, hasta que encontré una que me gustaba, cogí varios modelos y le pedí que se los probara y me hiciera un desfile.Ella  me miró con una carita de  “estás segura que tengo que hacerlo” , pero no me dijo nada y se puso la ropa, haciéndome el pase.Al  verla, cambiada, si te soy sincera, sentí algo de cosquilleo.Salimos con varios modelos.Luego le dije:-” ve a tu casa y haz  fotos a tu ropa y un listado de ella, veremos si se puede utilizar algo”-.Lo único que me dijo fue “ lo que usted desee” y se fue sin decirme nada.

A  las 2 horas vino y ese día ya se puso uno de los trajes.También hicimos una planificación de lo que llevaría ese mes, a ella le hacía ilusión que alguien se sentara a ayudarla y se tomara la molestia de centrarse en ella, porque sólo hacía que escucharme y sonreír. Cuando yo le preguntaba qué le parecía, sólo me contestaba  -“Usted sabe más que yo, confío en usted”,-

Desde entonces las cosas han cambiado ,y mucho. Ahora no tengo tiempo , el próximo día te comento y te digo cómo van las cosas ,ya que  si siguen  como  hasta ahora, vamos bien.

Porque esta chica, aparte de una  jefa, necesita algo más.Algo que los otros jefes, no sé si era porque son hombres o porque no la saben llevar,no  habían descubierto. Pero creo que como  todo  siga así, será mía mucho tiempo.

Azotes y palmaditas
AVO

2 comentarios:

  1. Ya muero por saber que es lo que sigue...!!
    Atte. La curiosa ;)

    ResponderEliminar
  2. Dentro nada la publicación de un libro ;)

    ResponderEliminar